Un Emprendedor debe tener una actitud optimista


Escuchamos en todos los medios el tema de la crisis mundial actual, y ello se refleja en la falta de optimismo ante nuevos proyectos. Sin embargo, tenemos todas las herramientas para ver la vida como una oportunidad de negocio… Es allí donde diremos que “Ser emprendedor es cuestión de actitud” ¿pero, cuando hablamos de actitud a qué nos estamos refiriendo? Me refiero a tener una ¡Actitud Optimista!.

Ser emprendedor significa, invertir no sólo dinero sino también mucho tiempo en ver florecer una idea de negocio. Todo nace a partir de una “idea” la cual queremos materializar en el menor tiempo posible. Para ello, te recomiendo elaborar una “plan de negocios”, éste será la tarjeta de presentación de tu idea.

Muchas veces, tener una actitud optimista es ser visto como alguien que vive en una burbuja, en un mundo completamente fuera de la realidad. Mientras que una persona pesimista, podría ser vista como sinónimo de ser una persona realista. Sin embargo, psicólogos definen a una persona realista como “el ser humano que interpreta la realidad según sus experiencias vividas, aprendizajes, sentimientos, pensamientos”, lo que quiere decir, que un pesimista tendrá tendencia a ver las situaciones de una forma negativa, mientras que el optimista las percibirá como positivas.

Lo dijo Winston Churchill, “Un optimista ve una oportunidad en toda calamidad, un pesimista ve una calamidad en toda oportunidad”, lo que quiere decir, que el optimismo o el pesimismo poco tiene que ver con lo que nos ocurre, la diferencia está “en el cómo lo interpretamos”

Superar las dificultades


En los momentos de crisis, tener una actitud optimista nos anima a seguir adelante. El optimismo suele ir ligado a una buena autoestima, nos hace confiar en nuestros propios recursos. De este modo, mientras el pesimismo nos invita a la falta de acción y a pensar que lo hagamos no hará diferencia alguna, el optimismo nos anima a actuar para superar la adversidad, nos ayuda a afrontar las dificultades y nos invita a no caer en la pasividad.

El optimismo nos conlleva a responsabilizarnos de nuestra vida, ayudándonos a superar las dificultades. Confiar en el futuro, en nuestras ideas y en nuestras propias capacidades para lograr nuestros proyectos, son características que debe poseer todo emprendedor con actitud optimista.

Ser optimista no significa que debamos obviar los problemas, es sentirnos capaces de afrontarlos. “Algunas personas miran al mundo y dicen ¿Porque? Otras miran al mundo y dicen ¿Porque no?” George Bernard Shaw.

Cultivar una actitud optimista

Es cierto que hay personas que tienen mayor tendencia a la negatividad, pero eso no es problema, porque el optimismo se puede cultivar. Un buen ejercicio para comenzar a cultivar nuestra actitud optimista es darnos cuenta de cuando utilizamos frases negativas tales como -“Todo está muy mal”, “Nada va a cambiar”, “No voy a poder” -

Recomendaciones:


1.Tomar conciencia de cuando hablamos y utilizamos frases negativas
2.Darnos cuenta de su influencia en nosotros, en nuestro estado anímico y emocional
3.Observar la influencia de mencionadas frases en nuestro entorno
4.Utilizar siempre frases positivas.

Cultiva siempre en tu mente frases, lecturas, noticias y pensamientos positivos. Verás grandes cambios en tu entorno, en tu vida, en tus negocios y en tu bienestar personal. Todo emprendedor con actitud optimista siempre verá el vaso medio lleno en vez de medio vacío. Por ello, más que una forma de ser, es una actitud que podemos cultivar y reforzar cada día.

Te comparto un video relacionado con un negocio que forma emprendedores con actitud optimista:

una oportunidad para personas con actitud optimista

Hasta la próxima!

Yuni Ramírez
Empresariales & Network Marketing
Twitter: @RamirezYuni
Facebook: Zona de éxito

2 comentarios: